Twitter
Youtube
Flickr
Facebook
AECID | Oficina Técnica de Cooperación
Está en: Inicio / Noticias / AECID / OTC / Miguel del Mazo: Escuelas Taller transformando el país

Noticias

Miércoles, 20 Marzo 2019
Jueves, 14 Marzo 2019
Miguel del Mazo: Escuelas Taller transformando el país

 

Lima, 13 de marzo de 2019.- Miguel del Mazo, técnico de cooperación al desarrollo de la AECID y responsable del Programa de Escuelas Taller, visitó Perú en los primeros días de marzo para asistir al seminario de Escuelas Taller (ET) organizado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo en la sede de la Organización Internacional del Trabajo en Lima, en donde explicó el modelo escuelas-taller, la labor realizan y el impacto social y económico que generan en su entorno.

El especialista también estuvo presente en las ciudades de Arequipa y Cajamarca, donde tuvo la oportunidad de conversar con alumnos y alumnas de las ET que existen en estas ciudades para conocer de cerca su progreso en los oficios que están aprendiendo y las intervenciones en las que trabajan como parte del proyecto.

En el marco de su visita, Miguel nos comentó un poco más acerca de las ET y el beneficio que representan no solo para los jóvenes participantes de esta iniciativa, sino también para las comunidades en las cuales se establecen y cómo contribuyen a la construcción de un país mejor.

¿En qué consisten las Escuelas Taller que impulsa la Cooperación Española en Perú?

El programa de ET es una política activa del Gobierno español que inició su andadura en el año 1985 en España, y en Perú en el año 1992. Lo que pretende es formar a jóvenes entre los 17 y los 25 años, hombres y mujeres, en situación de vulnerabilidad y de escasos recursos, para potenciar sus capacidades profesionales siguiendo una metodología de aprendizaje inminentemente práctica de los oficios que demanda el mercado laboral, con el propósito de que, tras esa formación, les sea más sencillo encontrar un empleo.

¿En qué zonas del país operan?

En el Perú, el programa de ET se puso en marcha a final de 1992 en las ciudades de Cusco y Lima. Posteriormente en Arequipa, en el Valle del Colca y en Cajamarca, donde se encuentra la última ET apoyada por la AECID.

¿Se necesita algún requisito para que un (a) joven ingrese en una Escuela Taller?

Las ET tienen como gran beneficio la facilidad de acceso para los jóvenes, es decir, no representa ningún coste económico el ingreso puesto que la formación es gratuita. Además, no necesitan como requisito un grado de instrucción académica en particular.

¿Cuáles son los oficios que se les enseña a los jóvenes con este proyecto?

Múltiples oficios. En un principio, las ET estaban organizativamente enmarcadas en el programa de Patrimonio para el Desarrollo, por lo que se impartían talleres relacionados con la recuperación del patrimonio como albañilería, carpintería, forja y cantería, entre otros. Actualmente, se han incorporado otros con una alta demanda en el mercado laboral como hotelería, gastronomía, jardinería, informática, etc.

¿Reciben certificaciones por su formación?

Sí. Las ET de Perú se constituyen como Centros de Educación Técnica Productiva (CETPRO), por lo que la certificación que obtienen los jóvenes después de su formación la otorga el Ministerio de Educación y refleja que la persona ha completado su período formativo y superado todas las pruebas, por lo que se le entrega un certificado que le da más posibilidades de insertarse en el mercado laboral.

¿Cuál es el impacto social de las Escuelas Taller?

A nivel social, las ET contribuyen a la lucha contra la pobreza y a mejorar las condiciones de vida de los participantes y sus familias. Los jóvenes que antes no tenían empleo y carecían de preparación, ahora han obtenido una formación adecuada y acceso a un trabajo, por lo que tienen ingresos con los cuales mejorar sus condiciones de vida. Esto desde el punto de vista del alumnado.

Por parte de las comunidades, se ven beneficiadas principalmente por los aportes en obras y servicios producto de la etapa de formación de los jóvenes de cada ET, muchos de ellos vinculados con intervenciones de recuperación del patrimonio o utilidad pública en las ciudades donde operan.

¿Cuál es el grado de inserción laboral de los jóvenes que participan de las Escuelas Taller?

La media de la inserción laboral de los jóvenes que participan en el programa de ET es un 80 %; es decir, ese porcentaje de alumnos encuentra un trabajo una vez concluido su período formativo.

¿Cuáles son las contrapartes o socio estratégicos que permiten la concreción de estos proyectos?

Fundamentalmente las municipalidades. En Perú se ha trabajado con las municipalidades de Lima, Rímac (Lima), Arequipa, Cusco, Valle del Colca (Arequipa) y Cajamarca, entre otras.


¿Cuál es la proyección de las Escuelas Taller para los próximos años?

Recientemente estamos trabajando para implementar el modelo de las ET a futuro. Nuestro compromiso con ellas en Perú parte de 1992, por lo que es importante tener en cuenta que ha habido cambios importantes desde entonces. Ha cambiado el mundo y ha cambiado la visión de las personas, por lo que no tiene sentido que estemos operando desde la Cooperación Española al igual que lo hacíamos hace 27 años.

Lo que queremos es, después de este tiempo y haber formado a más de 38,000 jóvenes en América Latina y en otros países de África e incluso de Asia a través del programa de ET, es influir en los sistemas nacionales de formación de jóvenes.

En ese sentido, mi viaje ha coincidido con la propuesta del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo de intentar implementar un programa nacional de ET, por lo que ya hemos tenido conversaciones y hemos avanzado en definir acciones para que durante este año se ponga en marcha una ET dependiente de este ministerio y se formule un proyecto ambicioso de Programa Nacional de ET capaz de repetir y escalar el programa a nivel nacional.